Instrucciones para sacarle el máximo partido a Nueva York en 4 días (con poco presupuesto) por Eric de NuevaYork.com

¿Llegas al atardecer? Coge un yellow cab, corre a Times Square y mira a tu alrededor. Empápate de su luz, de su fuerza, de su magia. Acabas de llegar a Nueva York, y vas a comértela. 4 días pueden ser eternos, y el dinero no será un problema, I promise. Entra en el restaurante más turístico, pídete un cóctel y un sándwich, bien grandes, a la americana. Esta noche es para entrar en ambiente, para dejar de soñar y comenzar a sentir. Ya ha empezado lo bueno, pero mañana empieza lo mejor.

Día 1

¡Vamos, despierta! Amanece en Nueva York, y aquí todo se mueve deprisa. Corre hasta el Empire State Building. ¿Ves toda esa cola? Sáltatela. Sube hasta el 86. Ya puedes respirar Nueva York, 360º de inmensidad. Cierra los ojos e imagínatela brillando en la oscuridad. Y no sufras, porque vas a vivirlo. Esta noche. Sin pagar un céntimo más.

NuevaYork.com - Vistas desde el Top of the Rock

Baja y camina por la Quinta hacia el norte. Empápate del lujo, pisa fuerte, como si fueses a comprártelo todo.  A la izquierda, Bryant Park. A la derecha, Grand Central. Comprueba en el Gran Reloj que te queda todo el tiempo del mundo para disfrutar. Grita en la Galería de los susurros. Ordena las estrellas del cielo al revés, y continúa tu viaje. Park Ave o Madison Ave te llevan de nuevo hacia el norte, dirección Central Park. Gira a la izquierda cuando lo veas de lejos, y entra de lleno en el pulmón de Nueva York. Elige pedalearlo. Llega hasta Bethesda Terrace y túmbate en Sheep Meadow. Respira verde. Y no te olvides del Shakespeare Garden, ni de John Lennon. Strawberry Fields, forever.

NuevaYork.com - Strawberry Fields en Central Park

Si te apetece un museo, el American Museum of Natural History espera tu llegada. Descubre al niño que hay en ti. Juega a las películas, saluda a los dinosaurios, quédate un rato flotando en el espacio.

Y cuando empiece a atardecer, vuelve al Empire State. Sáltate la cola una vez más. Busca tu lugar, y espera. Poco a poco, el sol se pone, Nueva York se enciende y la Gran Manzana brilla bajo tus pies.

Día 2

Con la luz de la mañana nos vamos a pasear en barco, dirección Libertad. Date una vuelta por Battery Park, y prepárate para embarcar. Siente la brisa en la cara y disfruta del skyline de la ciudad, cada vez más inmenso y sobrecogedor. Descubre la historia de la la Isla de las lágrimas, y saluda a la Dama Libertad.

De vuelta, rueda tu propia película en el Financial District. Fotografía Wall Street, la Trinity Church, el Federal Hall. Cuando te canses de filmar, pregunta por Stone Street. Merece la pena, ya lo verás.

NuevaYork.com - Monumento del 11-S

El Memorial del 11-S está a la vuelta de la esquina, y es en un imprescindible de la ciudad. Es triste, pero hermoso. Paséalo en silencio, y visita el Museo por la tarde. Contempla la inmensidad del nuevo One World Trade Center, recomponte y camina hasta algún rooftop bar en el SoHo o Tribeca. Desde las alturas todo se ve diferente, y las noches están hechas para bailar.

Día 3

Con el nuevo amanecer desayuna fuerte en un diner, que hoy es un día cultural. Descubre por qué la Milla de los Museos tiene ese nombre, y haz una parada en el MET. Es el más grande, y huele a historia. Van Gogh, Matisse y Hopper aguardan. Visítalos con calma, y sube al jardín. ¿Que tal un café y un poco de jazz?  Acércate a Harlem, y prueba la verdadera soul food. Para terminar, pasea sin rumbo por Chelsea, o por el Upper West Side.

NuevaYork.com - Metropolitan Museum

The Great White Way está a pocos pasos de ti, y ha llegado el momento de recorrerla. Siéntete como una estrella y busca tu teatro, porque esta noche es la noche. Elijas la opción que elijas entre los musicales de Broadway, será un momento para recordar. Tiembla, canta, baila, grita,  emociónate. Y si al salir todavía te quedan fuerzas, habrá una copa esperándote en algún bar de Hell’s Kitchen o del Meatpacking District. O dos.

NuevaYork.com - Los Miserables en Broadway

Día 4

El último día siempre es un poco triste, por eso hay que hacer grandes cosas. Empápate del olor a espresso de Little Italy, piérdete un rato en Chinatown, y acércate poco a poco al Puente de Manhattan. Al otro lado te espera el hermoso Brooklyn Bridge Park. Relájate un rato, cuenta rascacielos, date una vuelta en Jane’s Carousel. Pregunta por Williamsburg, el barrio de moda, o vuelve a Manhattan por el Puente de Brooklyn. Crúzalo sin prisa. Lo has visto en cientos de películas, pero pisarlo siempre impresiona más. Si aún te queda tiempo, acércate a Greenwich Village, cuna de la Generación Beat. Siente su folk, sus ganas, su libertad.

NuevaYork.com - Jane's Carousel

Después, camina hasta el Rockefeller Center.  Sáltate la cola una vez más, sube hasta el Top of the Rock y prepárate para acabar el viaje como lo empezaste. Por todo lo alto. Y con solo 114$ menos en el bolso. ¿Cómo? Con el New York CityPASS.*

NuevaYork.com - Central Park

*El New York CityPASS es una tarjeta descuento que te permite acceder a varias de las atracciones principales de Nueva York a un precio muy inferior al de taquilla durante 9 días, y saltarte las colas de espera en varias de ellas. El precio es fijo: 114$. En este caso, de todo el recorrido solamente tendrías que pagar a mayores la entrada de Broadway. El Empire State, el Museo del 11-S, el paseo en barco a la Estatua de la Libertad, el MET, el Museo de Historia y el Top of the Rock están incluidos en el precio de la tarjeta. Es mi mejor recomendación para visitar Nueva York con poco presupuesto.

Quizás también le interese:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *